¿NECESITO UN PROCURADOR SI ME DIVORCIO?

Algunas personas tienen dudas acerca de la función del Procurador y la necesidad de contratar uno para un proceso judicial. Hoy queremos centrarnos en los casos de divorcio, para resolver la pregunta tan común.

En primer lugar tenemos que distinguir entre los dos tipos de divorcios que existen: el contencioso y el de mutuo acuerdo. Hay una gran diferencia entre ellos, ya que en el caso del mutuo acuerdo el tiempo de espera es bastante más rápido. Pero no sólo esta es la única diferencia: el divorcio de mutuo acuerdo permite que los cónyuges vayan representados por un mismo abogado y Procurador, si lo desean. Esto supone, evidentemente, un ahorro económico. Pero en cualquiera de estos casos es necesario que acuda un Procurador, por lo que no se puede prescindir de esta figura.

Los únicos supuestos en los que no es necesario el Procurador son los divorcios ante Notario. Se trata de una nueva modalidad existente desde 2015, cuando se aprobó la Ley de Jurisdicción Voluntaria. En estos casos el divorcio se resuelve al margen de los Tribunales, bastando un notario y la presencia del abogado. Ahora bien, aunque esta vía puede resultar tentadora, debe saber que para elegirla tiene que cumplir los siguientes requisitos:

  • Que hayan transcurrido por lo menos 90 días desde la boda -plazo que indica el Código Civil y que debe cumplirse en toda separación o divorcio-;
  • Que los dos miembros estén de acuerdo en divorciarse de esta forma;
  • Que no se tengan hijos menores de edad o incapacitados judicialmente.

En definitiva, salvo en los divorcios de tipo notarial, el Procurador sigue siendo necesario en los casos de divorcio. Si necesita más información o desea contratar nuestros servicios no dude en contactar con nuestro Despacho en Madrid. Nuestro equipo dará respuesta a todas sus necesidades, tanto si es usted un particular como un abogado que busque los servicios de un Procurador.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE